Publicidad
TECNOLOGÍA

4

¿Qué piensan las personas sobre la inteligencia artificial?

Por
Rostro de mujer digital.

Dos profesores de Oxford publicaron en 2013 un documento, denominado “The future of Employment: How susceptible are jobs to computerisation?”, en el que afirman que el 47% de los empleos en Estados Unidos tienen un alto riesgo de ser automatizados en los próximos 20 años. Las repercusiones de este trabajo han sido grandes. En varias ocasiones, los medios de comunicación masiva se limitaron a recoger sus conclusiones y adornarlas en forma de previsiones apocalípticas sobre el fin del trabajo y la sustitución de mano de obra humana por máquinas.

 

Sin embargo, a pesar de esas predicciones, una encuesta realizada entre 2.100 personas de varios países revela que la opinión general es positiva, favorable y optimista; un buen punto de partida para la necesaria convivencia entre humanos y máquinas y algoritmos que veremos en todas nuestras actividades económicas en breve plazo. Los principales resultados de la encuesta son:

 

– Más personas perciben el impacto de la inteligencia artificial como positivo que negativo (45% y 7%, respectivamente).

 

– La forma de entender la inteligencia artificial varía entre las personas. Sólo un 8% de los encuestados piensan que la inteligencia artificial es ciencia ficción y que nunca llegará a materializarse.

 

– La confianza en la inteligencia artificial depende de la experiencia y el conocimiento de cada persona.

 

– Los consumidores se encuentran frecuentemente con aplicaciones o noticias relacionadas con la inteligencia artificial.

 

– El límite hasta el cual las personas permitirían a la inteligencia artificial penetrar en sus vidas es elevado.

 

– Sin duda alguna, la probabilidad de perder el empleo debido a la inteligencia artificial es la mayor preocupación entre las personas encuestadas.

 

La tecnología ha penetrado en nuestra vida y la consideramos algo normal. Sin embargo, su incidencia en el trabajo ha sido poco estudiada desde el punto de vista de la repercusión social. No es de extrañar, por tanto, que las conclusiones del Foro Económico Mundial de Davos 2017 sobre “compartir la riqueza que se genera o sufrir las consecuencias” hayan pasado más desapercibidas que las correspondientes a la reunión de 2016 sobre “el impacto de la automatización en el empleo”, más atractivas desde el punto de vista de los titulares mediáticos.

 

Pero es hora ya de dejar los titulares a un segundo plano y avanzar en el debate económico y social que inevitablemente hemos de establecer acerca del trabajo, de su aportación a la riqueza y de la distribución de ambos entre la población.

 

Compartir el artículo con un amigo

    Comentarios



    Acceda o regístrese para comentar