Publicidad
SECTORES

2

PSD2, la revolución de los medios de pago

Por
Ilustración: sobre una gráfica ascendente, se muestran iconos que simbolizan diferentes formas de pago.

Si bien el sistema financiero es imprescindible para un adecuado funcionamiento de la economía, la forma en que los bancos intervienen en las transacciones económicas minoristas con sus diferentes medios de pago se va a ver abocada a la transformación digital por imperativo legal. El objetivo de la UE es generar un nuevo entorno que debe sacar lo mejor de la digitalización para crear mayor competencia, fomentar innovación y mejorar la seguridad.

 

En enero de 2018 entrará en vigor la normativa europea PSD2, por sus siglas en inglés Payment Services Directive y 2 porque es la consecución de la normativa aprobada en 2007. Esta primera normativa de 2007 estipulaba ciertos criterios para la creación de un mercado único de pagos. Sin embargo, en una revolución digital como la que estamos viviendo, especialmente en el sector financiero con las start ups conocidas como fintech, esta regulación tiene que ser revisada para dar protección legal a todos los que intervienen en los procesos de pagos digitalizados que afectan especialmente al ecommerce.

 

La normativa PSD2 tiene dos características principales. Por un lado, los proveedores de servicios de pagos tendrán acceso a la infraestructura de los bancos siempre que el cliente lo solicite, lo que supone un reto tecnológico y estratégico para quienes durante décadas han visto inalterado su modelo de negocio. Por otro lado, los bancos tendrán la obligación de proporcionar acceso a terceros a toda la información de sus clientes, lo cual supone regalar un activo tan importante como son hoy en día los datos.

 

Para intervenir en el sistema de pagos, los proveedores de servicios a terceros deberán cumplir con ciertos requisitos: registro, autorización y supervisión por el regulador, todo esto con el objetivo de intensificar la seguridad. Estos proveedores de servicios a terceros que entran en juego con PSD2 son los siguientes:

 

– PIS (Payment Initiation Services), iniciadores de pagos. Estos intermediarios se van a encargar de realizar los pagos en nombre del cliente directamente a la cuenta del comercio, sin uso de tarjeta ni otros medios, reduciendo los costes para el comerciante y haciendo más cómoda y segura la experiencia de pago.

 

– AIS (Account Information Services), proveedores de servicios de información de cuentas. Siempre con la autorización previa del cliente mediante los términos y condiciones de uso, los bancos están obligados a proporcionar acceso a terceros a la información de la cuenta. Además, actúan como agregadores de información ofreciendo al cliente un detalle sobre la posición y uso diario de sus cuentas.

 

Tanto las PIS como las AIS prestan sus servicios a través de la infraestructura del banco. Estos nuevos competidores en los medios de pago y esta nueva forma de trabajar compartiendo toda la información, impulsan la digitalización e innovación del sector bancario, necesaria para crear un entorno bancario abierto y transparente, en el que las necesidades de los usuarios son diversas y donde la relación de estos con la banca ha cambiado por completo gracias a la tecnología. Pero no sólo la banca tradicional se va a ver afectada por esta nueva normativa de pagos, las empresas que hasta ahora actuaban de intermediarios en los pagos como los sistemas de tarjetas, tendrán que plantearse su modelo de negocio.

 

 

Compartir el artículo con un amigo

Publicidad
Publicidad

    Comentarios



    Acceda o regístrese para comentar