SOCIEDAD

4

Nacimos con el poder de crear sueños sin dinero

Si el dinero tan sólo es un recurso, a falta del mismo, no hay más receta que aumentar las dosis de emprendimiento, la creatividad y la inteligencia para hacer nuestros sueños realidad.

Por
Rostro de hombre entre nubes.

Venimos al mundo sin dinero, y nos vamos de él sin dinero. El dinero no es una cualidad innata del ser humano, tanto es así que el Universo no ha considerado necesario incorporárnoslo de serie cuando nacemos para que sea de utilidad en nuestro pleno desarrollo como seres vivos. En cambio, el Universo sí que nos ha dotado de cualidades innatas como la emprendimiento, una habilidad natural a través de la cual experimentamos y, en este proceso donde coexiste el contraste dual entre éxito y fracaso, aprendemos.

El emprendimiento, como cualidad innata del ser humano, es una actitud básica de la experiencia del aprendizaje que conlleva una acción causante a la que llamamos creatividad. Es decir, el ser humano emprende como vía de aprendizaje y en dicho proceso crea. Así pues, emprendimiento y creatividad son dos cualidades innatas de toda persona que traemos incorporadas de serie desde que nacemos, y en donde el Universo no hace referencia alguna al dinero.

Si el Universo (o llámalo como quieras), la inteligencia creadora de toda la vida habida y por haber, no considera necesario el dinero para el desarrollo adecuado de nuestra existencia como seres conscientes, ¿qué es realmente esa figura divinizada que llamamos dinero?

La respuesta, por obvia, no deja de ser iluminadora:

1. Por un lado, el dinero es una creación del ser humano. Que no se nos olvide.

2. Por otro lado, y quizás en menor grado de consciencia colectiva, el dinero es un simple recurso, un elemento facilitador de la vida creada por el ser humano. Que tampoco se nos olvide.

Así pues, hagamos énfasis en este punto: el dinero es un recurso, un facilitador. Como tantos otros recursos que ha creado el ser humano, no resulta imprescindible para la vida como pueda ser el aire que respiramos. De hecho, si nos quedamos sin aire dejaríamos de respirar, pero no así si nos quedamos sin dinero. Sin aire, la vida se acaba. Sin dinero, la vida prosigue. Por ello, debemos resituar el recurso dinero en su justa medida dentro de nuestro universo de referencias humano, profundamente humano.

La excesiva importancia y sobrevaloración que se ha otorgado al dinero en nuestra sociedad ha bloqueado nuestras cualidades innatas de emprendimiento y creatividad con las que nacemos. Ya que en un universo humano donde se erige como un dios al recurso dinero, la ausencia de esta falsa divinidad en la vida cotidiana provoca sentimientos de carencia, que a su vez activa la emoción del miedo, y que bloquea y paraliza a las personas haciéndoles abortar cualquier iniciativa o sueño que puedan tener para su autorrealización. Y en cambio, el Universo –sabio en su infinitud– no ha creído necesario incorporar de serie el dinero como cualidad innata del ser humano para poder crear nuevas realidades.

Somos los únicos seres de este planeta, tanto a nivel individual como colectivo, con la capacidad de crear realidades alternativas que no existen en el medio natural. Pero para crear, primero hay que soñar. Y cuando se sueña, se visualiza la nueva realidad imaginada con tanta intensidad que hace vibrar positivamente todas y cada una de las células de nuestro cuerpo. Es entonces que el aliento de la creación se manifiesta. Y justamente en la intensidad de esa experiencia, donde el sueño solo se centra en la realidad imaginada, no hay cabida para generarse expectativas de cómo va a ser el proceso que materializará ese sueño, tan solo el anhelo de alcanzar el horizonte soñado. Y es en ese preciso momento que se activan las cualidades innatas que el Universo ha dotado al ser humano para poder desarrollarse mediante sus sueños, al igual que el pájaro despliega sus alas para poder realizarse en su vuelo. Cualidades innatas del emprendimiento y la creatividad, del deseo de hacer algo diferente y del poder de la imaginación, que ponen la inteligencia humana al servicio del sueño.

El Universo nos ha dotado con el suficiente emprendimiento, creatividad e inteligencia a todos los seres humanos para poder crear realidades alternativas sin la condición sine qua non del dinero. Así pues, si el dinero tan sólo es un recurso o facilitador, a falta del mismo, no hay más receta que aumentar la poderosa dosis de emprendimiento, la creatividad y la inteligencia para hacer nuestros sueños realidad.

Amig@, si el dinero ha pasado de ser en tu vida un facilitador a una carga, un recurso para alcanzar tus sueños a un impedimento para lograrlos, como jaula que encierra el vuelo del pájaro, plantéate otra realidad alternativa, otro modelo de vida posible y da el paso. Porque la Vida es muy rica, abundante y variada. Porque tienes la suficiente inteligencia natural y dones innatos de emprendimiento y creatividad para hacer realidad tus sueños. ¡Que no te digan lo contrario!

Compartir el artículo con un amigo

Publicidad
Publicidad

    Comentarios



    Acceda o regístrese para comentar