Publicidad
ESPAÑA

1

Los hogares españoles, más pobres hoy que antes de la crisis

La renta disponible de las familias se desploma más de un 5% desde 2008, mientras que los precios se disparan más del 10%.

Por
Una persona cuenta sus euros. Tiene un bolígrafo, una libreta, una calculadora y una hucha.

El dinero del que disponen las familias para hacer frente a sus gastos ha caído un 5,25% entre 2008 y 2013, un descenso que ha coincidido con una subida generalizada de los precios, que se han disparado un 10,20% en el mismo período. Esta combinación ha provocado que los hogares españoles sean hoy más pobres que antes de que comenzara la crisis económica, según el análisis elaborado por la web Kelisto.es con motivo de la celebración el 31 de octubre del “Día Mundial del Ahorro”. 
Por lo que respecta al dinero disponible, las familias españolas cerraron 2013 con una renta disponible bruta (el dinero que queda a cada hogar para poder destinar a gastos o ahorro antes de impuestos) que, de media, se situaba en 37.786 euros, lo que supone una caída del 5,25% si se compara con los 39.882 euros de 2008.

Detrás de este descenso de la renta familiar se encuentran factores como la caída de los salarios y el incremento del desempleo. El sueldo medio neto por persona (es decir, descontados los impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social) ha experimentado tres caídas consecutivas durante los años centrales de la crisis (en 2010, 2011 y 2012).

Además, desde 2008 hasta 2013, el salario neto tan solo ha crecido un 7,10% (de 12.628 euros en 2008 a 13.528 euros en 2013), un incremento que es menor al que han experimentado los precios en el mismo período (+10,20%), lo que impide que los consumidores puedan seguir manteniendo su nivel adquisitivo. El aumento de los precios ha afectado especialmente a partidas como la enseñanza (+23,9%), la vivienda (+23,2%) o el transporte (16,9%). Otras categorías tan básicas como la alimentación (+5,8%) o la medicina (+5,9%) también se han encarecido desde que comenzó la crisis.

Por su parte, la tasa de paro ha aumentado un 86,6% entre 2008 y 2013 (del 13,79% al 25,73%) y a día de hoy se mantiene en niveles similares (23,67% en el tercer trimestre de 2014). Con este panorama, el número de hogares con todos sus miembros en paro ha aumentado en más de un 120% (de 827.200 en 2008 a 1.832.300 en 2013) y los hogares sin ingresos han crecido un 64,3% (de 470.600 en 2008 a 773.200 en 2013) desde el inicio de la crisis.

Por si esto fuera poco, la pérdida del poder adquisitivo de las familias españolas se ha visto agravada por el aumento de los impuestos. A finales del pasado año, los contribuyentes españoles abonaron por sus rentas uno de los tipos medios impositivos más altos desde 1995: el 13,8%, frente al 12,2% que pagaban a finales de 2008. Asimismo, las familias españolas han visto como subía el IVA, tributo que grava directamente el consumo, cuyo máximo a principios de la crisis era del 16% frente al 21% actual. En este contexto, un trabajador con una renta media necesitaría 130 días para pagar todos sus impuestos.

Con este panorama, la tasa de ahorro media se situó en el 12,64% de la renta disponible bruta de los hogares en 2013. Es decir, de media, cada familia guardó 4.227 euros en 2013, lo que representa un aumento del 5,76% si se compara con los 3.329 euros que los hogares ahorraron en 2008.

El 9,3% de los hogares también asegura tener retrasos a la hora de hacer frente a los gastos relacionados con las facturas del hogar (+14,81% respecto a 2008) y otro 41% afirma no poder hacer frente a gastos imprevistos (+13,57%). Además, crece el número de familias que no puede permitirse una comida de carne, pollo o pescado al menos cada dos días (+61,9%) y el de aquellos que no pueden mantener la vivienda con una temperatura adecuada (+12% más que hace cinco años).

En esta situación, las partidas en las que más han recortado los hogares durante los años de crisis han sido las relacionadas con artículos de vestir y calzado (-30,59%), ocio, espectáculos y cultura (-29,53%), transporte y hoteles (-28,15%) y cafés y restaurantes (-29,53%).

De cara al cierre de 2014, los datos muestran que la situación de los hogares mantendrá una tendencia similar a la experimentada entre 2008 y 2013. En el primer semestre de este año, la renta disponible bruta por hogar se situó en 18.407,6 euros frente a los 19.912,38 euros del mismo período de 2008, lo que supone un descenso del 7,56%.

Por lo que respecta a los precios, experimentaron un incremento del 7,9% entre junio de 2008 y junio de 2014, lo que muestra que la tendencia se mantiene, aunque se modera ligeramente respecto a los cinco primeros años de la crisis.

Compartir el artículo con un amigo

Publicidad
Publicidad

    Comentarios



    Acceda o regístrese para comentar