SECTORES

2

Empresa y empleado, el ‘bleisure’ es cosa de dos

Por
Una joven con maleta de viaje y bolso.

Bleisure es un término creado a partir de las palabras en inglés business (negocios) y leisure (ocio) en el ámbito de los viajes de empresa. Esta práctica es cada vez más habitual entre los que viajan con motivos profesionales y tratan de unir ocio y negocio, aprovechando el viaje para alargarlo haciendo turismo o actividades de cultura y entretenimiento.

 

Según un estudio publicado en diciembre de 2016 por Expedia Viajes, en Estados Unidos el 43% de los viajes de negocios ya tienen este formato mixto entre turismo y trabajo, subiendo hasta el 52% si el viaje es internacional. En este estudio se indica que los motivos que llevan a prolongar el viaje son la proximidad al fin de semana así como las actividades disponibles y el valor turístico del lugar de destino.

 

Esta tendencia ha de tenerse en cuenta tanto por las administraciones turísticas locales como por las cadenas hoteleras. Ambas tienen la oportunidad de aliarse para ofrecer sus destinos como un lugar atractivo en el que pasar unos días, llegando a acuerdos con las agencias de viajes corporativas de manera que sea su ciudad y no otra, la elegida por la compañía para realizar su evento en los casos en los que el destino pueda ser flexible.

 

En relación a esto, el estudio muestra también que el 80% de los viajeros decide quedarse en el mismo hotel en el que estaba realizando su estancia de carácter profesional y también que el motivo del viaje influye a la hora de decidir alargar la estancia. Los viajes cuyo origen es una conferencia o un congreso, son más propicios a convertirse en bleisure que los viajes que se realizan con carácter comercial. Por lo tanto, esta nueva forma de viajar crea un segmento de especial importancia para los hoteles a la hora de desarrollar su negocio Business2Business (B2B), es decir, enfocar su estrategia comercial a empresas y no sólo a particulares, por ejemplo, patrocinando eventos como “Hotel Oficial” u organizando actos gratuitos. No obstante, es importante que al viajero que ya esté captado por su viaje de negocios se le ofrezcan propuestas atractivas para que decida quedarse en el mismo establecimiento.

 

En el estudio llevado a cabo por Expedia Viajes, se concluye además que el 66% de las personas que realizan bleisure se gasta más en actividades lucrativas que si el viaje fuera costeado al 100% por el viajero, a pesar de que en muchas ocasiones, al viaje se incorporan amigos o familiares. La calidad de las instalaciones así como la localización importan mucho a la hora de decidir quedarse en el mismo hotel.

 

Por otro lado, las compañías que necesitan que sus empleados viajen a menudo empiezan a ver el bleisure como una oportunidad de mejorar las condiciones de viajes de las empresas, siendo también una forma de beneficio social, por ejemplo, ofreciendo la posibilidad de reservar un vuelo de vuelta en domingo en lugar de tener que hacerlo en viernes, cuando finaliza la estancia con fines profesionales. En el bleisure, ambos, empleados y empresas, entienden la mutua flexibilidad de la que disponen, lo que supone un impacto positivo en la motivación del empleado así como un aumento de productividad de la empresa. Sin embargo, al ser una práctica cada vez más frecuente, se recomienda a las empresas que lo regulen en sus políticas internas de viajes, de manera que no haya abusos ni situaciones desagradables.

 

El bleisure aparece como una oportunidad de negocio para aumentar la cuenta de resultados de todos los sectores relacionados con el turismo –hoteles, hostelería, cultura, alquiler de coches, etc.– y también de mejorar el rendimiento y satisfacción de los empleados cuyo trabajo supone pasar mucho tiempo viajando.

Compartir el artículo con un amigo

Publicidad

ARCHIVADO EN:

turismo

    Comentarios



    Acceda o regístrese para comentar