Publicidad
SOCIEDAD

4

El estrés en el trabajo y la ayuda de las neurociencias

Por
Ejecutivo en mangas de camisa con los ojos cerrados y los dedos en las sienes, en señal de concentración. De su cabeza salen, dibujados, trazos que simulan caos.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el estrés laboral está aumentado exponencialmente afectando negativamente a la salud psicológica y física de los trabajadores, y por lo tanto, reduciendo la eficacia de las entidades para las que trabajan.

 

Los últimos avances en las neurociencias nos están aportando un conocimiento muy preciso sobre nuestro cerebro y además nos permiten aplicar esta información en el campo de la psicoterapia, naciendo así las Terapias Neurocientíficas o de reprocesamiento. Estas terapias permiten que las personas puedan liberarse del estrés de una manera rápida, profunda, efectiva y con resultados que se mantienen a lo largo del tiempo.

 

Cuando estamos estresados, nuestra amígdala se activa intensamente, respondiendo como si nos encontráramos en una situación de peligro constante. Esta respuesta de nuestro sistema límbico impide poder pensar con claridad, ser creativos, o poder gestionar correctamente nuestras tareas y relaciones. También nuestra memoria se ve afectada, ya que nuestro hipocampo, región donde se almacenan los recuerdos, se ve alterado. Es por esta razón que nos cuesta tanto acordarnos de los nombres de los clientes, de las reuniones o de los plazos de vencimiento de los proyectos.

 

Con estas terapias podemos lograr que la persona se sienta más tranquila y relajada. Por ejemplo, a través de la terapia EMDR (desensibilización y reprocesamiento a través de los movimientos oculares), el terapeuta pide al cliente que siga con los ojos los movimientos que va haciendo con los dedos rápidamente, de izquierda a derecha. Este mecanismo es una copia de la fase REM (cada noche al dormir, pasamos por una fase de movimiento rápido ocular, en la cual nos desestresamos). Cuando efectuamos estas tandas de movimientos, la persona siente como aquella preocupación, miedo o creencia negativa, empieza a disminuir de intensidad.

 

Estas terapias están probadas científicamente y se utilizan en situaciones de catástrofes naturales, en veteranos de guerra o incluso en deportistas de élite.

 

En el ámbito empresarial también empiezan a tener una mayor presencia, sobre todo por parte de ejecutivos que tienen que lidiar con situaciones diarias de mucha presión. Cuando liberamos estos bloqueos, lo que permitimos es que surjan los recursos, es decir, que el máximo potencial de la persona pueda aflorar y por consiguiente, mejorar su rendimiento y el de toda la empresa.

Compartir el artículo con un amigo

Publicidad
Publicidad

    Comentarios



    Acceda o regístrese para comentar