DINERO

3

El dinero de un hombre jamás sorprenderá a una mujer independiente

Por
Tarjetas de crédito.

Nueva York, 8 de marzo de 1857, un grupo de obreras textiles sale a las calles de Nueva York para protestar por las míseras condiciones en las que trabajaban.

 

Nueva York, 5 de marzo de 1908, mueren en un incendio más de un centenar de mujeres que reclamaban la igualdad salarial, la disminución de la jornada laboral a 10 horas y un tiempo para poder dar de mamar a sus hijos. Ese incendio se atribuyó al dueño de la fábrica como respuesta a la huelga.

 

Copenhague, 1910, durante la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras se aprobó declarar el 8 de marzo como “Día Internacional de la Mujer Trabajadora”.

 

España, 8 de marzo de 1910, a partir de ese día la mujer pudo acceder a la Enseñanza Superior en igualdad de condiciones que el hombre.

 

¿Pero estamos en igualdad de condiciones respecto a nuestras finanzas? Depende de la generación de la que hablemos.

 

Un estudio de Fidelity International de 2010 revela que el 59% de los españoles mayores de edad presentan un “pobre” nivel de educación financiera. Y este porcentaje sube al 72% si hablamos de mujeres.

 

Si empezamos por las mayores de 65 años, hay una gran desventaja. La mayoría de ellas, dejaba el trabajo para dedicarse al cuidado de sus hijos, y sus maridos controlaban y gestionaban las finanzas de la familia. Entienden poco o nada de productos bancarios, pero son expertas en hacer malabarismos con el dinero.

 

Las mujeres de 50-65 años tuvieron acceso a la universidad y compaginaron el papel de madres con el de empleadas (muchas a tiempo parcial). Tienen sueldos propios aunque mucho más bajos que los hombres. Muchas de ellas utilizan su sueldo para sus caprichos y no tienen tanta mentalidad de ahorro. Entienden algo de productos bancarios, pero tiran de productos tradicionales y poco arriesgados. El hecho de haber vivido en una época de bonanza y consumismo desatado, les ha llevado a no planificar su jubilación pensando en que el Estado podría cubrirla. Aun así, muchas de ellas, confían su economía familiar y sus inversiones al hombre.

 

Las mujeres de 35-50 años priorizaron su educación y trabajo, a la maternidad. Buena parte de su sueldo la destinaron a la compra de vivienda mermando su capacidad de ahorro. Se interesan más por su educación financiera, y tienden a invertir en productos más arriesgados, aunque son mucho más prudentes que los hombres. Al tener más independencia económica muchas de ellas no controlan sus gastos y a veces tienen dificultades para llegar a final de mes. Y las que llegan, no saben en qué se gastan el dinero. Es la franja de edad que más se interesa por mis cursos, pues algunas de ellas, al pasar por divorcios, se encuentran que deben reajustar su economía.

 

Las mujeres de la generación “millennials” no piensan tanto en la compra de vivienda, sino en alquilar. Para ellos el trabajo “para toda la vida” y la jubilación no existe. A nivel financiero invierten en productos a corto plazo y no tienen un banco fijo. Cambian si no les dan lo que les interesa. Se preocupan bastante por su educación financiera y quieren controlar su dinero.

 

“El dinero de un hombre jamás sorprenderá a una mujer independiente”.

Elisa Martínez Benito

Creadora de Finanpolis, un método para aprender finanzas jugando. Educación y gamificación financiera.

Sigue al autor


Compartir el artículo con un amigo

Publicidad

ARCHIVADO EN:

finanzas mujer

    Comentarios



    Acceda o regístrese para comentar