Publicidad
DINERO

3

El coste de vivir

Por
Calculadora sobre hoja de papel.

El otro día di una ponencia, acompañada de un juego, en un evento de networking. Había personas con perfiles profesionales muy distintos, empresarios y emprendedores.

 

Todos me escuchaban con atención y al plantearles algunas preguntas respondían sin problemas. Pero hubo una en la que todos se quedaron callados:

 

“¿Alguna vez te has parado a pensar en todo el dinero que te gastas en un solo día?

 

Nadie supo responder.

 

No hablo del dinero que te gastas a diario, o al mes, en cafés, tabaco, transporte, comida, hipoteca, alquiler, gimnasio, peluquería, seguros, luz, agua, gas, ropa, internet, entretenimiento… Eso es fácil de cuantificar si tienes una buena educación financiera. Aun así, hay muchos estudios que lo han calculado: “Para vivir en España con un nivel básico, se necesitan aproximadamente 1.500 euros al mes… a esto deberíamos añadirle 300 euros si se vive en una gran ciudad”.

 

Es decir, de media, vivir en una ciudad teniendo un nivel económico básico, supone gastar 60 euros al día por persona. Si el nivel de vida es medio deberíamos sumarle entre 20-50 euros más al día. Pero, ¿y si además le añadimos aquellos extras que compramos y normalmente nos duran más de un año?

 

Estoy hablando del móvil, la televisión, la nevera, las cortinas, el coche, las gafas, los muebles, la tablet, la moto, decoración de la casa… Hay cosas que nos durarán dos años y otras diez, y dependerá mucho del nivel económico que tengamos. Pero, ¿se atreven a cuantificarlo?

 

¿Cuánto dinero tienen que ganar al mes para poder asumirlos si añadimos los gastos diarios mencionados anteriormente? ¿Cuál es nuestro coste de vivir?

 

Ante la tentación de comprar, pocas personas se detienen a pensar que cada compra excepcional implica tener que ganar más dinero para poder mantenerlo.

He conocido personas que se han comprado coches de alta gama porque en ese momento tenían unos ahorros, pero que luego les era imposible pagar el seguro, la gasolina o su mantenimiento. Si hubieran hecho el sencillo ejercicio de calcular lo que significaba comprar esos extras, y añadirle todos los gastos adicionales que les supondrían, quizás se hubieran dado cuenta que les sería imposible mantenerlo.

 

Estamos en una sociedad consumista, sin cultura del ahorro. Hasta hace poco, se podía trabajar durante toda la vida en la misma empresa, la cual, con suerte, prejubilaba a los 58 años y te garantizaba las pensiones.

 

Ahora, todo esto ha cambiado. Es necesario que las personas empiecen a tomar consciencia del coste de vivir, y controlen su dinero. Que hagan una buena planificación que asegure su futuro y consigan garantizarse una vida mejor. Y eso, no se consigue ahorrando con un depósito a plazos, ni sufriendo por separar un dinero a final de mes.


Solo espero, que pronto, la Educación Financiera sea una asignatura más en las escuelas y universidades. De momento, me limito a poner mi granito de arena y las enseño de manera lúdica y divertida a aquellas personas que no quieren que el dinero controle sus vidas.

Elisa Martínez Benito

Creadora de Finanpolis, un método para aprender finanzas jugando. Educación y gamificación financiera.

Sigue al autor


Compartir el artículo con un amigo

ARCHIVADO EN:

finanzas

    Comentarios



    Acceda o regístrese para comentar