Publicidad
SOCIEDAD

4

Dos buenas razones para contratar un seguro para tu casa alquilada: vivirás tranquilo y ahorrarás

Por
Bloque de pisos.

Cuando alquilas un piso de tu propiedad te asaltan las dudas: ¿cómo lo tratarán los inquilinos?, ¿en qué estado lo encontraré cuando termine el contrato de arrendamiento? Y si hay una emergencia, ¿quién se ocupará de las reparaciones? En ese mar de dudas te planteas: “¿Una casa alquilada precisa seguro?, pero si es alquilada, ¿para qué?”. Un craso error que cometen miles de arrendatarios al año en nuestro país y que les acarrea cuantiosas pérdidas.

 

Desde Lupeando sabemos que si tenemos una vivienda alquilada, debemos contratar un seguro en el que quede incluido el inquilino. Esto nos ayudará a evitar graves problemas económicos y/o judiciales futuros. Al hacerlo también queda garantizada la responsabilidad civil subsidiaria por la que podamos ser condenados por actos cometidos por el inquilino. Pero, ¿qué más razones hacen que este seguro sea necesario?

 

Si el inquilino no tiene seguro y no puede hacer frente a una condena, el propietario tendría que hacer frente a este hecho con su propio patrimonio, por lo que si se dispone de seguro de alquileres donde quede incluido el inquilino, este hecho podría quedar garantizado y evitarnos así una pérdida económica importante. Mientras que, si el inquilino no paga, un seguro nos facilitaría la protección legal contra el impago, así como protección legal por desahucio.

 

En España existe una gran dificultad en el proceso de desahucio contra un inquilino por el impago de las rentas, pudiendo ser además de muy largo, muy costoso, por lo que es conveniente tener un seguro de vivienda en alquiler. En este caso las compañías suelen asumir la reclamación, tanto amistosa como judicial, contra el inquilino del posible impago, acompañando al propietario en este proceso hasta el posible desahucio final del mismo por parte de las autoridades judiciales, si finalmente no se consigue de manera amistosa.

 

Por otro lado, los daños por actos vandálicos que ocasione el inquilino en el interior de la vivienda estarían cubiertos. Es decir, si el inquilino ocasiona daños dentro de la casa por actos vandálicos, la compañía aseguradora deberá asumir los gastos de la reparación con las limitaciones que existan en cada compañía. En el caso de que no se tuviese un seguro de alquileres, las empresas en ningún caso cubrirían estos daños, ya que únicamente dan cobertura, en estos casos, a los actos vandálicos producidos por terceros en el exterior de la vivienda, nunca en el interior por habitantes de la vivienda.


Todo esto nos hace pensar que si somos propietarios de una vivienda alquilada y no la aseguramos como vivienda en alquiler, estas situaciones no se encontrarían garantizadas, por lo que podríamos sufrir importantes pérdidas económicas por impagos, por acciones judiciales e, inclusive, por reclamaciones de las que seáis considerados responsabilidad civil subsidiarios. Por lo tanto, nuestra recomendación es que no lo dudes y comuniques a la compañía aseguradora que existen inquilinos en la vivienda para minimizar riesgos y ganar tranquilidad.

Compartir el artículo con un amigo

ARCHIVADO EN:

alquiler

    Comentarios



    Acceda o regístrese para comentar