Publicidad
CLAVES

5

Desempolvando el ingenio

Por
Bombilla dibujada, con papel azul arrugado en medio.

A veces nos sentimos como en un callejón sin salida, metidos en un pensamiento encorsetado, del que no hay manera de liberarnos. Cuando a una idea le damos cien mil vueltas y la seguimos percibiendo de la misma manera –parecido a lo que nos ocurre con la palabra reconocer, que la leemos igual aun haciéndolo al revés– suele ser porque nuestro cerebro está repleto con detalles inconexos y difícil hilvanar. Si hemos llegado a esta sensación de sentirnos paralizados, nos conviene resetear para desbloquearnos. Podemos empezar por hacer ejercicio físico (el que nos divierta). También alejaremos la crispación con un poco de paz mental, si ponemos nuestra atención en otras cosas que nada tengan que ver con lo que nos absorbe.

 

Aunque la imaginación sea invisible, es utilizable y creativa, siempre que nos abramos a democratizar nuestro pensamiento para permitir que se renueven las ideas. Nos viene muy bien recordar la Imaginería de Walt Disney: algo así como una síntesis ‘tres en uno’ para la imaginación. Este proceso de imaginería consiste en combinar tres posiciones pensantes, la del soñador, la del realista y la del crítico.

 

A muchas personas nos resultaría difícil coordinar en nuestra mente esas tres posiciones para desbloquearnos de la dominante. Y, sin embargo, interactuar con otras personas sociabilizando nuestras ideas y debatiéndolas puede resultarnos más inspirador. Con nuestros amigos, seguro que no tenemos una opinión unánime sobre las cosas, porque somos diferentes, y con diferentes experiencias. Estará quien es un tanto rígido de pensamiento, el que lo tiene más bien volátil, quien lo tiene un poco retorcido y el que siempre nos dice que “hay que tener los pies en el suelo”. Y la estrategia es oír todas las voces para dar forma a las ideas desde varias perspectivas.

 

Es importante para el autoconocimiento que sepamos cuál suele ser la posición más arraigada de nuestro pensamiento. Y por último, si nuestro deseo también beneficia a los demás, la intuición nos echará una mano para que nuestro propósito sea una realidad.

 

Compartir el artículo con un amigo

Publicidad
Publicidad

    Comentarios



    Acceda o regístrese para comentar