Publicidad
SOCIEDAD

4

Comprar, tirar, comprar… Por qué es imprescindible acabar con la obsolescencia programada

Por
Hombre usando un smartphone.

Consumo y tecnología no van a la misma velocidad. Un ejemplo simple es cuando la impresora de nuestra oficina deja de funcionar. Es imposible imprimir y en el servicio técnico únicamente nos dicen que será difícil encontrar las piezas para repararla. Repararla no le saldrá a cuenta por lo que lo mejor será comprar una nueva en promoción que además cuenta con una garantía de dos años… Somos de nuevo víctimas de lo que conocemos como obsolescencia programada. Pero, ¿cómo influye en nuestro día a día y qué podemos hacer para mejorar la situación?

 

La programación de la vida útil de los productos nos afecta en aspectos económicos, sociales y medioambientales de nuestra vida. El plano económico es quizás uno de los más evidentes. Cuando compras un aparato electrónico, ya sea un microondas, una impresora o un teléfono móvil, tienes que asumir que dentro de un periodo de entre dos y diez años, su vida habrá llegado a su fin.

 

Eso abre dos posibilidades: la reparación o la compra de un aparato nuevo. El problema que surge hoy en día con las reparaciones es que, generalmente, nos dicen que es más caro arreglarlo que comprar uno nuevo, abocándonos a la compra casi sin remedio. Sin embargo, si se nos ofreciera la reparación de las piezas afectadas, la gran mayoría de nosotros optaríamos por hacerlo, tal y como se hacía hasta hace unos años, dando trabajo además a muchos pequeños negocios que se dedicaban a los arreglos, y que, poco a poco, han ido cerrando sus puertas.

 

¿Habéis pensado a qué podríais destinar vuestro dinero si no tuvierais que gastarlo periódicamente en televisiones, ordenadores, frigoríficos o lavadoras? Seguramente nuestros momentos de ocio se verían muy reforzados, y mejoraría notablemente nuestra calidad de vida. Comprar un nuevo producto, tras tan sólo dos años de uso toca de lleno en nuestros bolsillos, pero también el medio ambiente.

 

Los residuos se acumulan en vertederos, muchos de ellos ilegales en países del tercer mundo, donde no se procede a un reciclaje de las piezas ni a un tratamiento adecuado que pueda evitar la contaminación.

 

Si hablamos de las afecciones de la obsolescencia programada a nivel social, nos tenemos que referir al consumo irresponsable que nos lleva a comprar siempre la última novedad del mercado, sin pensar en las consecuencias de un acto en principio así de sencillo.

 

La obsolescencia programada surge en el mismo momento de la producción en masa, pues supuso una bajada de precios que hacían más fácil la compra. En este momento empezaron a actuar el marketing y la publicidad, generando nuevas necesidades en la población, haciéndonos consumir más y más rápido.

 

La desigualdad entre primer y tercer mundo se hace además, muy palpable, pues mientras unos exigen cada vez más novedades tecnológicas, fabricadas en muchas ocasiones en países en vías de desarrollo, los otros sufren las consecuencias de un trabajo mal pagado, y se convierten además en el vertedero de los países ricos.


 

Benito_Muros

Presidente de la Fundación Feniss contra la obsolescencia programada http://feniss.org/

Sigue al autor


Compartir el artículo con un amigo

    Comentarios



    Acceda o regístrese para comentar